N-Lock, 40 años protegiendo su inversión en nitrógeno

El 2014 marcó un nuevo hito en la trayectoria de N-Lock, pues se cumplía el 40 aniversario de su primera aplicación en Estados Unidos.

40 años a lo largo de los cuales este producto ha marcado la diferencia para agricultores de todo el mundo al aportarles importantes beneficios en diferentes cultivos, destacándose entre ellos el maíz y protegiendo así su inversión en nitrógeno. Al mismo tiempo, N-Lock les ha permitido incrementar su productividad y  aumentar la eficiencia en el uso de los abonos nitrogenados.

Todo ello, sin dejar de lado el cuidado y el respeto por el medio ambiente. Y es que N-Lock ha contribuido, además, a rebajar los niveles de contaminación por nitratos, a través de una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y limitando el riesgo de lixiviación del nitrógeno en aguas profundas.

Son estas cualidades, las que nos hacen estar seguros de que N-Lock será un éxito también en España y Portugal.